Ex-Convento de San José

Originalmente, el Templo de San José fue fundado en 1559 por los Jesuitas. Debido a varios temblores se derrumbó completamente en 1696 y fue reedificado en 1728. El convento fue terminado en 1744 y lo ocuparon las monjas de San José, quienes se hicieron llamar Capuchinas españolas o de arriba, para distinguirse de las Capuchinas indias o de abajo, que ocupaban el convento anexo al templo de los Siete Príncipes. Según inscripción conservada en la bóveda de un salón del edificio, fue el regidor Manuel de Landeta, representante de la testamentaria de Gómez Márquez, quien costeó la mayor parte de la obra, llevada a término bajo la dirección y con la ayuda del Obispo Tomás Montaño sobre el terreno cedido por una india rica de nombre María.


La iglesia, de pequeñas dimensiones, presenta en su interior ornamentación sencilla, con cierta pureza y elegancia en sus líneas arquitectónicas.


En 1893 el Ex-Convento fue adquirido por el Arzobispo Gillow y fue asilo de huérfanos y ancianos, siendo abandonado después de la revolución. Actualmente se encuentra bajo la administración de la Universidad Autónoma "Benito Juárez" de Oaxaca y es sede de la Facultad de Bellas Artes desde 1950.




Lic. Lili Urbieta Morales

Heredera de una tradición musical –Los Urbieta, familia de músicos oaxa- queños- que por generaciones han estado siempre presentes en las prin- cipales bandas y orquestas de Oaxaca. Lilí Urbieta músico violinista, de habilidades técnicas e interpretativas sobresalientes, desde pequeña ha tenido un constante contacto con la música, desde los ensayos de sus tíos y abuelo, hasta a una edad muy temprana sus primeras lecciones de violín, para más tarde hacer de la música su a ción y su modo de vida. Según sus comentarios “Siempre supe que sería músico, un poco por consejo de mis padres y otro tanto por el enamoramiento que uno siente al vibrar con las primeras notas de un buen instrumentista”. “En mi casa, se reunían algunos músicos para ensayar con mi abuelo, y mientras ellos tocaban alguna obra, yo escuchaba muy de cerca y cuando se percataban de mi presencia me invitaban a pasar a lado suyo, todo el concierto era para mí sola”.

Lilí Urbieta realizó sus estudios formales en el Centro de Iniciación Musical de Oaxaca para más tarde partir a la Ciudad de México y estudiar Viola, duran- te su estancia y por la constante convivencia con niños y jóvenes se interesa por la pedagogía musical infantil, lo que la llevó a integrarse a diferentes grupos del Centro de Pedagogía Infantil.

Al regresar a Oaxaca emprende diversos proyectos encaminados en la línea de la estimulación musical temprana y la iniciación musical infantil con el objetivo de iniciar a los niños en la música y compartir los conocimientos necesarios para que adquieran experiencias que les permitan un mejor desenvolvimiento en su sensibilidad artística y adopten actitudes creativas. Actualmente forma parte de diversas orquestas musicales, imparte clases de viola a niños y es actual directora de la Facultad de Bellas Artes periodo 2017 - 2020.